El mal uso del término cientifismo

miércoles, 29 de febrero de 2012

El DRAE contempla cuatro acepciones para la palabra cientifismo, y me encantaría que además de cursiva el término fuese un enlace directo a dichas definiciones en la propia página oficial de la RAE, pero después del bizarro caso de elcastellano cualquiera se atreve, así que cada cual lo busque por su cuenta si quiere. Las definiciones redundan de mayor a menor radicalidad en la idea general de otorgar mayor importancia al conocimiento y método científicos que a otras formas de conocimiento, y en la sugerencia de importar o aplicar ese mismo método a la vida cotidiana.

Podemos deternernos a discutir la conveniencia de llevar el método científico a todos los ámbitos de la vida y a señalar hasta qué punto permitiríamos la incursión del razonamiento científico en los problemas éticos o religiosos del ser humano, que es un encendido debate de actualidad entre muchos expertos y no tan expertos, pero me interesa más llamar la atención sobre ciertos abusos que se están cometiendo con el término cientifismo o cientificismo como escudo de charlatanes, religiosos y personas anticientíficas, ignorantes en su inmensa mayoría, bajo el que poder descalificar directamente cualquier argumento científico que pone en tela de juicio sus indemostradas afirmaciones. Este uso impropio del término a modo de argumento ad hominem lo encontramos sin mucha dificultad en defensores del creacionismo y otras pseudociencias, que como sus afirmaciones apelan a entidades o elementos que no han sido o no pueden ser demostrados, resulta más práctico, y muchas veces efectivo de cara a una audiencia inexperta, desacreditar en lugar de contra-argumentar. El público no suele notar la diferencia, y como en última instancia "la ciencia no lo puede explicar todo", este uso suele resultar muy convincente para el público y conveniente para el charlatán.

Llevar la razón empírica a la vida cotidiana, lejos de ser cientifismo, es una práctica que debería abrazarse más a menudo, pues ayuda a evitar caer en supercherías o adoptar costumbres o creencias irracionales que muchas veces son fuente de angustia para las personas. Adoptar el método científico como filosofía particular de vida no solo no produce rigidez ni es incompatible con las emociones y el placer, con la capacidad de sorprenderse, amar, emocionarse o ayudar al necesitado, sino que además es un sistema de defensa muy útil y efectivo frente a timos y falsedades de todo tipo. En realidad no tiene nada de especial, simplemente se basa en el uso del sentido común y en el ejercicio de la razón de acuerdo a un método que compruebe las observaciones o afirmaciones que se realizan antes de creerlas o aceptarlas solo porque sí, porque lo dice Fulanito, porque "a mí me funciona" o porque a mí me parece que es así. Consiste en no caer en prejuicios o estereotipos, en contrastar la información y en vigilar que lo que se dice se dice con conocimiento de causa. Consiste en no atribuir a entidades mágicas o sobrenaturales la explicación de los fenómenos o sucesos que no entendemos o sabemos explicar. Solo porque no sepamos por qué es así, no podemos afirmar que sea algo sobrenatural. También puede ocurrir que un hecho tenga una explicación natural pero al mismo tiempo sea incognoscible, algo habitual en sucesos pasados. No entiendo por qué mucha gente prefiere pensar que si aparece un calcetín enrollado debajo de su cama es porque un espíritu lo puso ahí, que por otra razón "tonta". A saber la bizarra cadena de acontecimientos que pudieron conducir a ese calcetín a enrollarse y a situarse ahí, y sin embargo algunos lo pueden tomar como un mal presagio...

En fin, realmente no sé qué puede tener de malo adoptar una actitud crítica y en cierto modo "recelosa" respecto de lo que nos cuentan los demás, especialmente teniendo en cuenta la cantidad de tonterías que se dicen por ahí, y ser un poco empíricos en nuestra vida cotidiana realizando pequeños "experimentos" caseros para poner a prueba las conclusiones que podamos haber sacado de alguna observación o creencia, porque podríamos estar equivocados. Eso también es ciencia aunque no publiquemos nuestros resultados en revistas especializadas de alto impacto, pero para nosotros serán tremendamente útiles y prácticos, ya sea por curiosidad o por necesidad.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada