El lado oscuro de la Medicina: dietas milagro

domingo, 11 de diciembre de 2011

Prometen rápidas pérdidas de peso sin mucho esfuerzo. La clave de su éxito está en la pereza del hombre que vive en la sociedad del placer y del resultado inmediato. No es una apelación muy distinta a la de los vendedores de las más inverosímiles máquinas de abdominales y otros artilugios que prometen ponerte cachas sin levantarte del sofá. Mucha gente desea ciertos resultados pero el esfuerzo que conllevaría realizar para conseguirlos es para muchos un precio demasiado alto y prefieren probar métodos fáciles pero carentes de todo fundamento. La lista de dietas milagrosas es extensa, pero lo más lamentable de todo no son las dietas en sí mismas, sino el hecho de que sus autores sean médicos, médicos magufos.


Muchos son cardiólogos. Dukan es neurólogo. Por supuesto, también los hay que ni siquiera son médicos, como el ya fallecido Michel Montignac, que era un ejecutivo francés que, cansado de su propio sobrepeso, investigó sobre nutrición y propuso su propio método de adelgazamiento. Ninguno es médico especializado en nutrición, que es lo que deberían ser, ¿no? Los médicos nutricionistas y endocrinólogos están totalmente en contra de estos métodos que en algunos casos pueden incluso ser perjudiciales para la salud. Pero la libertad de expresión, y sobre todo, de publicación, manda, y la literatura sobre las dietas milagro proliferan. La gente lee casi cualquier cosa y desgraciadamente se publican demasiadas estupideces.

No hace mucho la revista Quo publicó una comparativa general breve y sencilla sobre las principales dietas milagro, con información básica sobre sus características y sus riesgos para la salud. La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición alerta en su página de los riesgos de estos métodos y ofrece información fiable sobre la correcta alimentación, así como cuestiones de legislación y publicaciones y estudios sobre el tema. Una búsqueda por "dietas milagro" en la web de la Organización de Consumidores y Usuarios arroja publicaciones echando pestes sobre la dieta actualmente más famosa, la del señor Dukan. La revista Eroski Consumer publicó una comparativa nutricional de 36 dietas milagro que no tiene desperdicio.

La pregunta que cabe hacerse ahora es: ¿qué pintan los médicos (en los casos en que son médicos) haciendo esto? Si no es su especialidad, ¿por qué se meten? Suponiendo (espero que no ingenuamente) que no tengan intenciones oscuras, quizá el problema sea la falta de "educación científica" de que parece adolecer la carrera médica. No son pocos los que denuncian que Medicina es una carrera de marcado carácter enciclopédico más que auténticamente científico, donde la enseñanza consiste en aprender ingentes cantidades de datos, pero no se enseña de dónde han salido, de forma que no se inculca a los estudiantes el espíritu crítico propio de la investigación científica. Esto favorece que médicos sin formación investigadora publiquen remedios de adelgazamiento sin estar especializados en la materia que tratan y, lo que es peor, sin ninguna evidencia científica que demuestre su eficacia más allá de experiencias personales más o menos amplias. Y luego nos extrañamos de que haya médicos homeópatas...

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada